Somos un restaurante tradicional, no un restaurante típico.

Nos gusta hacer esta distinción, porque lo típico, desgraciadamente, es quedarse con los dos o tres platos estrella y dejar caer en el olvido todas las recetas con las que hace unos años (tampoco tantos, no se crea) nos educaron el paladar nuestras abuelas.

Y para hacer eso, en Dénia ya hay otros restaurantes. Lo nuestro es echar la vista (y el gusto) atrás y recuperar sabores, salsas e incluso los nombres de los platos y las tapas que ha dado la gastronomía de una zona marinera y agrícola a partes iguales.

Y eso, si hablamos de cocina, es muy importante. Así que si le apetece viajar en el tiempo sin moverse de la silla, déjese llevar. Confíe en nosotros: llevamos más de 500 años haciendo los mismos platos. Por eso nos salen tan bien.